Skip to content

Ayuda al planeta de la forma más rentable

diciembre 3, 2019

Muchas personas ignoran el hecho de que el tomar en cuenta el uso de energía renovable no solo nos ayuda a preservar el medio ambiente. Sino que además mejora nuestra economía. Pero para comenzar, ¿Qué es la energía renovable? Se trata de aprovechar aquellos recursos que nos brinda la madre naturaleza a cada momento. Entre los cuales se pueden mencionar el viento, el agua, la luz del sol, la tierra y hasta el estiércol… Así es, absolutamente todo puede ser aprovechado para generar una nueva fuente de energía que no afecte para nada el planeta. Lo mejor de todo es que al crear tu propia fuente de energía entonces apreciaras como tus facturas irán disminuyendo cada vez más.

Para conocer un poco más sobre los diferentes tipos de energía renovable bien puedes Ver Blog de Raúl Vairo. Definitivamente esto es algo que suena muy bien pero ¿Cómo aplicarlo? Simple, se trata de aprovechar aquellos beneficios que la madre naturaleza nos regala a diario. Tales como:

La luz solar

Ideal para ubicar paneles solares, también conocidos como paneles fotovoltaicos. Los cuales se tratan de unos paneles que son colocados generalmente en los techos de una edificación. Con la intención de captar los rayos solares para luego transformarlos en energía renovable. Dichos paneles deben ser situados de forma estrategica y en ángulo específico con la intención de aprovechar la mayor incidencia solar como sea posible. Por otra parte esta no es la única forma que existe para aprovechar la luz del sol. Ya que también puede ser aprovechado al permitir la entrada de luz con la intención de iluminar los espacios y de esta forma evitar por completo el uso de bombillas u otros métodos de iluminación artificial para visualizar un espacio en el transcurso del día. Estos son tan solo algunos de los grandes beneficios que puedes obtener de la luz del sol.

El viento

En aquellos lugares donde la fuerza del viento es un poco elevada es ideal el uso de turbinas eólicas. Con la intención de captar dicha fuerza y así transformarla en energía renovable. Esto es conocido como energía eólica. De hecho en la actualidad se han realizado diversos diseños de las turbinas con la intención de que también sean agradables a la vista al convertirlas en esplendidas esculturas. Claro está el hecho de que también puede ser aprovechado para ventilar los espacios internos de cualquier construcción. Donde lo ideal es determinar aquellas fachadas más favorables para así aprovechar el viento de tal forma que refresque los espacios internos. Disminuyendo así la necesidad de utilizar cualquier otro sistema, como por ejemplo los aires acondicionados.

Las corrientes marinas

Es similar a la energía eólica. Solo que esta se trata de aprovechar la fuerza de las corrientes marinas por medio de turbinas que luego han de transformar dicha fuerza en energía renovable. Dicho mecanismo también es conocido como energía mareomotriz.

La caída del agua

En este caso se trata de aprovechar aquellas caídas de agua que se encuentren a grandes alturas. De tal forma que se pueda aprovechar toda esa fuerza para transformarla en energía renovable. Por medio de turbinas para luego pasarlas a represas. Esto es conocido como energía hidroeléctrica.

La tierra

En este caso el objetivo es aprovechar todas aquellas materias orgánicas fermentadas tanto de origen animal como vegetal. Dichas materias se encuentran sin oxígeno, sin embargo existen bacterias que sobreviven a ello. Derivando lo que es conocido como el biogás. Lo cual bien puede ser utilizado a la hora de generar electricidad.

Estos son tan solo algunas de las principales fuentes de energía renovable. La intención en este caso es ser más amigables con el planeta. Es bueno tener presente el hecho de que este es nuestro hogar y si lo continuamos destruyendo, entonces ¿Cómo vamos a vivir? La solución la tenemos frente a nosotros y disponible a cada momento. Es solo cuestión de proponerse. Por otra parte todas estas fuentes de energía renovable con el tiempo no sería más que la mejor inversión que puedas hacer. Ya que no solo ayudas a mejorar el medio ambiente. Además te ahorraras mucho dinero en este tipo de gastos, ya que estarás generando tu propia energía. Así que ¿Por qué no intentarlo?