Skip to content

Cómo afecta el cambio climático a nuestra salud

septiembre 1, 2018

El cambio climático trae consigo un aumento de la malnutrición, condiciones de salud mental, propagación de enfermedades infecciosas e incluso la muerte. El cambio climático a menudo se piensa en términos de sus efectos en nuestro entorno físico: derretimiento de casquetes polares, aumento del nivel del mar, olas de calor y tormentas.

Pero la creciente evidencia muestra que el impacto humano, y en particular el impacto en la salud humana, será un gran desafío para los científicos, los políticos y la gente común en los próximos años.

El alcance exacto del impacto es difícil de cuantificar exactamente porque hay muchos factores diferentes en juego. Pero una cosa es cierta: el cambio climático está teniendo un efecto, y a medida que el planeta se calienta, ese efecto solo va a aumentar.

Ilustración que muestra cómo los crecientes niveles de gases de efecto invernadero están provocando cambios climáticos y ambientales
El aumento de los niveles de gases de efecto invernadero está provocando cambios climáticos y ambientales que afectarán la salud humana de muchas maneras.

Consecuencias del cambio climático

El primer gran impacto en la salud del cambio climático es el aumento en las tasas de mortalidad y enfermedades causadas por eventos climáticos extremos. Estos incluyen inundaciones, sequías, tsunamis, olas de calor y otros desastres que matan a miles de personas tanto en el mundo desarrollado como en desarrollo.

Más de 280,000 personas murieron por el tsunami asiático de 2004, por ejemplo, mientras que la ola de calor europea de 2003 mató a 15,000 personas solo en Francia.

Desastres como estos son los titulares, pero las consecuencias indirectas para la salud del cambio climático son igualmente importantes. Las temperaturas más altas plantean riesgos importantes para la salud de las personas mayores y aumentan la probabilidad de que aquellos que trabajan en el exterior -como agricultores y constructores- sufran de agotamiento por calor e insolación.

Muchas enfermedades mortales, como la malaria y el cólera, aumentan a medida que aumenta la temperatura y las precipitaciones.

Los mosquitos portadores del virus de la malaria, por ejemplo, prosperan en condiciones cálidas y húmedas, clima que es probable que haga más común el cambio climático.

Desnutrición y salud mental en el cambio climático

Un tercer impacto en la salud humana es aún más indirecto, y se produce como resultado del efecto del cambio climático en la sociedad humana y el desarrollo económico. Los expertos ahora piensan que el cambio climático está aumentando las tasas de malnutrición y salud mental, por ejemplo. La conexión puede no ser obvia, así que tomemos cada problema por turno.

En el mundo en desarrollo, la malnutrición está aumentando porque los cultivos están fallando, y eso está sucediendo a causa del clima extremo. Los ciclos de sequía e inundaciones en África occidental dificultan cada vez más que los agricultores de subsistencia cultiven alimentos suficientes para alimentar a sus familias.

Y cuando llega la lluvia, lava la capa superior del suelo, degradando la tierra, por lo que es aún más difícil cultivar en el futuro. Como resultado, las personas pasan hambre y los niños en particular sufren desnutrición.

El impacto del cambio climático en la salud mental es un campo de investigación relativamente nuevo, pero no debe subestimarse. Las personas que han sobrevivido a las sequías, las inundaciones, las tormentas tropicales y otros fenómenos meteorológicos extremos a menudo pierden sus hogares y sus familias.

Como resultado, pueden experimentar un trastorno de estrés postraumático, depresión severa y otros problemas de salud mental. En los países en desarrollo, donde los impactos del cambio climático son más severos, hay menos acceso a los servicios de salud mental, por lo que los síntomas no se tratan ni se controlan.

Beneficios con el cambio climático

Hay posibles beneficios para la salud del cambio climático. Las personas mayores que viven en países más templados corren menos riesgo de morir a causa del frío durante los inviernos duros, y los agricultores pueden encontrar que los rendimientos agrícolas mejoran como resultado de un verano más prolongado.

Sin embargo, es probable que los beneficios se acumulen para un pequeño número de personas en los países más prósperos. Se espera que los perdedores del cambio climático sean pobres y vulnerables en el mundo en desarrollo.