Skip to content

Evita que la pantalla de la pc dañen la vista

julio 10, 2018

El uso de ordenadores y pantallas de visualización se ha extendido a todo tipo de puestos de trabajo. Demasiadas horas delante de una pantalla, pueden ser muy perjudiciales si no se toman las medidas adecuadas para prevenir ciertos riesgos. Evita que la pantalla de la PC dañen la vista.

Así, una correcta posición frente al ordenador, un perfecto estado del equipo técnico y los descansos suficientes para relajar la vista y el cuerpo, son las claves para no tener problemas físicos a la larga.

Los principales riesgos asociados al uso de pantallas en el trabajo son los trastornos musculo-esqueléticos, la fatiga visual y la fatiga mental. Los primeros, son lesiones que conllevan dolor físico de músculos, tendones, nervios y articulaciones. Los más frecuentes son los que aparecen en cuello, espalda, hombros, codos, muñecas y manos.

La fatiga mental se trata de una alteración temporal de la eficiencia funcional mental y física, y es provocada por la intensidad y la duración de la actividad precedente. La fatiga visual es también muy común entre las personas que se someten a esfuerzos de fijación continuados.

La sensación de ojos y párpados cansados, enrojecimiento, picor, e incluso otros síntomas, como el dolor de cabeza por la zona ocular, se pueden manifestar repentinamente. La borrosidad transitoria de la imagen o la pérdida de nitidez suelen desaparecer tras el descanso de la vista.

Recomendaciones cuando trabajemos en la PC

Algunas de las recomendaciones más comunes son, por ejemplo, mantener una distancia mínima frente a la pantalla de unos 45 centímetros, así como colocar el monitor a la altura de los ojos. Se da por hecho que la nitidez de la pantalla, el brillo y color son los adecuados para el trabajo con ese equipo.

Para evitar dolores físicos, es importante contar con una buena silla regulable y reclinable y un teclado adaptable a las necesidades del usuario. Además, la postura adoptada al sentarse ha de ser correcta para evitar molestias y dolores de espalda y cuello.

El entorno de trabajo también es importante. Tener espacio suficiente como para cambiar la postura; una iluminación adecuada que no dañe la vista y no obligue a forzarla y la ausencia de ruidos que evite la perturbación de la atención son factores cruciales para la salud del trabajador.

Y por último, los expertos aconsejan hacer descansos. Cada hora de trabajo, diez minutos, preferiblemente lejos de la pantalla. Si además se aprovechan para caminar o cambiar de actividad, la vuelta a las tareas será mucho más productiva.