Skip to content

Evite riesgos y use flotadores en su piscina

junio 25, 2018

Según una investigación, el ahogamiento es la principal causa de muerte accidental entre los niños de uno a cuatro años y en muchos de los casos siempre ocurre en la bañera o la piscina de la casa.

Enseñarles a flotar es una técnica crítica de supervivencia que se usa para ayudar a evitar el ahogamiento. Si bien es relativamente fácil enseñarle a un niño a flotar, enseñarle a un niño a subirse al flotador es más desafiante.

Los niños pueden sentirse confundidos y no les gusta la sensación de estar boca arriba. También es posible que no les guste la sensación de agua en sus oídos. Con cierta consistencia, se aclimatarán rápidamente a la sensación de flotar sobre su espalda.

Existen en el mercado distintos figuras de flotadores para que su hijo aprenda lentamente a desenvolverse en el agua, figuras tales como cisnes, figuras marinas, hasta un unicornio hinchable, muy de moda en estos tiempos.

Los niños pequeños miran continuamente a sus padres y se ven afectados por su energía y emociones. Si te vuelves ansioso y estresado, también lo hará tu hijo. Si mantienes la calma, ayudará a tu hijo a relajarse y disfrutar.

Lo mejor que puede hacer es mantenerse positivo y confiar en que siempre está tratando de hacer lo mejor para su hijo. Esta actitud no solo ayuda en el contexto del aprendizaje

 Ayuda a tu hijo a aprender a nadar

Los niños pequeños no tienen la fuerza y ​​la resistencia para levantar la cabeza fuera del agua y respirar (a veces se los denomina respiración emergente) durante un período de tiempo significativo.

Pueden abrumarse rápidamente y comenzar a entrar en pánico por lo que es menos probable que se pongan a salvo. La capacidad de ponerse de espaldas para flotar puede ser literalmente la diferencia entre la vida y la muerte.

Una vez sobre su espalda, pueden descansar y respirar por un período de tiempo indefinido. Pueden descansar y esperar que llegue la ayuda o pueden usar sus piernas para patear a sí mismos a un lugar seguro. Cualquiera de estas opciones mantiene a su hijo boca arriba y permite