Skip to content

Conociendo la ciudad de Pamplona en Navarra

noviembre 10, 2016

Pamplona mundialmente conocida por los sanfermines, es una hermosa ciudad en Navarra como atractivo turístico que atrae a los turistas de todas partes del mundo.

Cada mañana desde el 7 de julio al 14 baja la imagen de San Fermín. Antes de iniciar a las 8 horas en el cielo en el que llegarán a los toros por las principales calles del casco histórico de la ciudad, hasta la plaza de toros. Uno de los lugares más emblemáticos de los sanfermines es el ayuntamiento de Pamplona. Desde aquí se lanza el chupinazo que da comienzo a las fiestas.

Además del ayuntamiento de Pamplona entre los edificios civiles destaca la cámara de Comptos de Navarra, el Antiguo Palacio Real reconvertido en archivo general de Navarra y registro de la capital Navarra, el Palacio de Navarra, actual sede del gobierno de la comunidad.

Por su parte, entre los edificios religiosos destaca la catedral de Pamplona. Además de ella, por las calles del casco histórico se pueden ver otras tres iglesias. Coincidiendo con los tres antiguos Burgos medievales: la iglesia de San Saturnino, la iglesia de San Lorenzo y la iglesia de San Nicolás.

La Plaza del Castillo es la más concurrida de la ciudad, conocida como el cuarto de estar de los pamploneses. En el centro de la plaza se ubica un kiosco de música convertido en un símbolo de la ciudad. Los edificios de alrededor están ocupados por hoteles, bares y restaurantes. Por lo que es el sitio ideal para tomarse un descanso, degustando algún plato de la gastronomía tradicional o alguno de los famosos pinchos de Pamplona.

Cerca de la plaza del Castillo se ubica el Paseo de Sarasate antiguamente conocido como Paseo de Valencia. Aquí se alza el monumento a los fueros un símbolo de las libertades de Navarra.

Desde la pintoresca Calle de Redín se llega hasta el rincón del Caballo Blanco, uno de los lugares más bellos que esconde Pamplona. A sus pies se extienden los baluartes, regimientos y puertas que conformaban la antigua muralla de Pamplona.

De las antiguas fortificaciones que defendían la ciudad también se conserva hoy en día la ciudadela de Pamplona. Los edificios en su interior se utilizan en la actualidad como salas de exposiciones y todo el recinto exterior en conjunto con la vuelta al castillo, se ha convertido en la mayor zona verde de la ciudad.